Presume de terraza exuberante. Plantas exóticas, llamativas flores… ¡y árboles!

El verano es también la estación favorita de las terrazas. Ellas son nuestro pequeño oasis de frescor y color en medio de la jungla urbana, nuestro paraíso particular para escapar del calor, celebrar veladas íntimas a la luz de las velas o simplemente tumbarnos a tomar el sol con un buen libro, rodeados de belleza y exuberancia. Un lujo que a veces nos olvidamos de disfrutar y de cuidar como merece. Y que, con un poco de imaginación y mimo, podemos convertir en un auténtico vergel diseñado a nuestro gusto.

Es lo que te proponemos en este post, convertir tu terraza en una jungla de diversidad, color y frondosidad, un rincón de naturaleza y paz que te alegre la vista y te haga olvidar que estás en la ciudad. Plantas exóticas, pequeños árboles, arbustos decorativos, flores multicolor… ¿Quieres presumir de terraza exuberante? Pues aquí te contamos cómo.

 

Plantas de grandes hojas para una terraza exuberante

Para conseguir esa sensación de frondosidad selvática, lo mejor es utilizar plantas con enormes hojas y formas diferentes. Por ejemplo, el cerimán (Monstera deliciosa), una planta no demasiado alta pero con hojas de un verde intenso muy anchas, que necesita pocos cuidados (riego moderado y luz indirecta) y hasta puede dar frutos con el tiempo.

También los helechos te son ideales para dar esa sensación de follaje denso y a la vez estético; los puedes colocar de muy diversas formas, para que lo cubran todo de verde: grandes macetas en el suelo, tiestos en la pared o incluso en jardines verticales. No necesitan sol directo pero sí mucha luz y acuérdate de mantener siempre la tierra húmeda, pero no encharcada.

Otra magnífica opción es el agapanto (que también tiene los sugerentes nombres de flor del amor o lirio africano), una planta que puede alcanzar más de un metro de altura, con un follaje intenso y compacto de hojas largas que se mantienen todo el año y con espectaculares flores azules o blancas que brotan en verano y primavera.

 

 

Naturaleza colgante: belleza, aroma y frondosidad

Si hay algo que nos recuerda a la jungla tropical son esas plantas que caen desde los árboles, cortinas de tupida vegetación que, además de exuberante belleza, nos proporcionan aromas muy agradables. En tu terraza no puede faltar la hiedra (Hedera hélix), una trepadora que se extiende con asombrosa rapidez por las paredes y el techo, cubriendo cada centímetro de acogedor y refrescante color verde; lo ideal es que crezca en zonas de sombra y riégala cuando la tierra esté bastante seca.

Por su parte, el jazmín chino o falso jazmín es otro must entre los arbustos trepadores para alegrar tu terraza en verano. Belleza, frondosidad, una abundante y densa floración y un aroma muy agradable (muy parecido al jazmín) son sus señas de identidad. Además, resiste bien el frío, así que tienes falso jazmín para todo el año.

La buganvilla es una de las plantas más bonitas que puedes tener en tu terraza. Un auténtico regalo de la naturaleza para dar color y majestuosidad a tu pequeño oasis. Esta trepadora de imponente belleza, frondosas hojas verdes y pequeñas flores blancas, protegidas por sus espectaculares brácteas moradas, es sin duda la reina del verano. Muy resistente al sol, sin embargo no soporta las heladas del invierno.

La madreselva o lonicera es una de las trepadoras con flores más bonitas y aromáticas que puedes tener en tu terraza. Es la favorita de abejas y mariposas (se pirran por libar su néctar) y, como curiosidad, es de las plantas que más contaminación es capaz de absorber. Colócala sobre una pérgola, valla o cualquier tutor y te sorprenderá lo bonita y abundante que crece en tu terraza.

Un toque exótico y multicolor

Toda jungla que se precie, aunque sea en tu terraza, necesita un toque de exotismo y de color que rompa la monotonía del verde. Una buena opción son los anturios, una especie de increíble belleza y llamativos colores con un extraño pico que recuerda al de los flamencos (también son conocidas como flores flamenco o flor de cola). Procedente de las selvas tropicales colombianas, es una planta delicada que necesita abundante luminosidad, tierra húmeda y temperaturas suaves.

El altibe es una vistosa planta que nos llegó de China y Japón y que siempre aporta un plus de espectacularidad en cualquier espacio. Puede llegar al metro y medio de altura y sus flores en forma de plumero (o de barba de cabra) y de colores que van del blanco al rojo, lila o púrpura, son bonitas hasta cuando están marchitas.

La cica (Cycas revoluta) o palma de Sagú, es otra habitual de las terrazas. No solo por su aspecto exuberante y decorativo, similar a una palmera, también porque necesita pocos cuidados y crece bien en maceta (aunque muy lentamente).

También puedes añadir un toque exótico y original a tu terraza añadiendo especies poco habituales, como plantas carnívoras (algunas pueden alcanzar los 20 cm de altura) o cactus, que te ofrecen una enorme variedad de formas y tamaños. Ambas necesitan pocos cuidados y son muy resistentes a las condiciones extremas.

 

Elegancia y belleza a partes iguales

Si quieres añadir más color y elegancia a tu terraza, tienes la flor por excelencia: la rosa. Un toque de belleza y perfume que te hace la vida más agradable. Tienes infinidad de variedades de rosales, especies de todos los colores y tipos, ya sean arbustos trepadores o minis, rosas silvestres o de floristería, o las rosas “modernas”, que en realidad son híbridos de diferentes especies (rosa de té, rosa floribunda, rosa grandiflora). Elijas la que elijas, siempre acertarás.

Y otra planta con flores de espectacular belleza que no puede faltar en tu pequeño paraíso es la hortensia, que además no necesita sol y te dura muchos años con unos cuidados básicos (tierra ácida y siempre húmeda).

Árboles en la terraza. El toque definitivo

En una terraza verdaderamente exuberante no pueden faltar las plantas altas e incluso los árboles (adecuados al espacio, claro). Existen muchas variedades que pueden vivir en maceta. Por ejemplo, puedes empezar por las cañas de bambú, que además de dar un toque tropical y exótico, es una planta de crecimiento rápido, ligera, resistente y muy estética; ideales para decorar tu terraza o para resguardar tu intimidad, como eficaz barrera visual. Otra buena elección son ciertas variedades de palmeras (por ejemplo, Trachycarpus fortunei) o el Tronco de Brasil: su tronco grueso, que puede alcanzar el metro y medio de altura, y sus llamativas hojas le dan también un aspecto exótico a tu vergel; eso sí, apenas soporta el frío.

También puedes plantar en tu terraza un olivo (en una maceta ancha y profunda y regado a menudo); un magnolio, que es muy decorativo; o árboles frutales, que son muy agradecidos también en tu terraza: limonero, naranjo, manzano, peral, melocotonero… que, por supuesto, te darán deliciosos frutos. Otro clásico de las terrazas son los cipreses, que se adaptan perfectamente a tu espacio cuando crecen en maceta; con muy resistentes y exigen pocos cuidados. Eso sí, protégelos de los vientos fuertes con unos anclajes.

0/5 (0 Reviews)

Sé el primero en comentar

¿Tienes algún comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*