Desbrozar en invierno para prevenir los incendios del verano

Parece que los incendios forestales solo son noticia en verano. Que una vez han llegado las lluvias y el frío todo se olvida. Pasó el peligro, pensamos. Pero no es así. Porque algo que sabemos –aunque a menudo olvidemos- es que los incendios se apagan en invierno. Que la prevención, la planificación y la limpieza de los ecosistemas forestales son fundamentales para evitar esa lacra que arrasa nuestros bosques y montes cada verano. Este último verano ha sido especialmente cruel: solo hasta el mes de julio han ardido sin control más de 53.000 hectáreas, sin contar las más de 10.000 devoradas por el fuego en Gran Canaria a finales de agosto.

100.000 hectáreas arden en España cada año

En España hay 28 millones de hectáreas de masa forestal, y arden una media de 100.000 hectáreas al año. Miles de pequeños y grandes incendios todos los años (muchos provocados, otros accidentales, pero todos letales). Un precio demasiado alto, pues no solo destruyen nuestra riqueza natural, ponen en peligro vidas humanas y hogares, empobrecen el suelo y aceleran la desertización, además, cada incendio emite a la atmósfera una enorme cantidad de gases contaminantes. Y el impacto es fatal.

Por todas estas razones es urgentísima y necesaria una política de prevención, vigilancia y cuidado de los montes, invertir más en evitar incendios en lugar de volcar casi todo el presupuesto (entre el 70 y el 90 por ciento) en labores de extinción. Es lo que reclaman también los 6.000 agentes medioambientales y 25.000 bomberos forestales que se juegan la vida en esta batalla anual.

Vigilancia, limpieza y cuidado son la clave

¿Y qué es lo que hay que hacer, entonces? Pues, para empezar, tener un cuidado extremo con la quema de rastrojos y matorral de los ganaderos y agricultores (origen de muchos incendios, también en invierno), pero sobre todo reforzar los trabajos de vigilancia, cuidado y limpieza en bosques y montes: la maleza y los arbustos  son el mejor combustible para un incendio. Las tareas de desbroce (y posterior limpieza de los restos) son una labor crucial a la hora de prevenir incendios o limitarlos en lo posible. No solo en el monte o el bosque, también en las cunetas, en calles abandonadas, terrenos rurales o áreas urbanas próximas a zonas forestales. Un estudio del proyecto europeo EnerbioScrub concluye que un desbroce adecuado puede reducir el riesgo de incendios se entre un 70 y un 80 por ciento.

Pero si queremos un trabajo de desbroce realmente eficaz, además de concienciar e invertir en recursos económicos y humanos especializados, debemos ponernos en manos expertas. Por eso las desbrozadoras STIHL son las más utilizadas por los profesionales forestales y de mantenimiento de carreteras.

Las desbrozadoras STIHL: mantenimiento eficaz de bosques y paisajes

Son sin duda las más adecuadas para los profesionales. Potentes y eficaces, siegan hierba enredada y todo tipo de maleza en montes, arcenes, parques públicos, terrenos agrícolas o plantaciones jóvenes de árboles. Sus ventajas: enorme robustez, excelente manejabilidad y potencias que se ajustan a cada necesidad y trabajo. Sus posibilidades de aplicación se amplían también en función de la herramienta de corte (hilo de nylon, disco y cuchilla de acero): desde cortar la hierba más enredada y resistente en jardines y parques hasta clarear grandes superficies de terreno o eliminar maleza leñosa, matorrales y arbustos espesos.

Tú también puedes -y debes- ayudar a prevenir incendios

Pero esta labor de prevención no es asunto solo de las administraciones locales y los profesionales. También es una obligación de todos nosotros. Es nuestra responsabilidad mantener una limpieza adecuada durante todo el año en nuestros terrenos, jardines y casas en el campo o en zonas urbano-forestales. De cara al próximo verano, este otoño-invierno es vital desbrozar, podar, recoger leña y, muy especialmente, reducir la biomasa acumulada durante estas labores. Porque si lo dejamos pasar, todo ello se convertirá dentro de unos meses en un peligroso combustible.

Para ponértelo fácil, STIHL tiene también para ti una completa gama de cortabordes y desbrozadoras, con motores de gasolina o de batería; máquinas pensadas para el usuario particular, pero con prestaciones profesionales. La manera más fácil, rápida y eficaz de limpiar tu terreno, tus accesos o tu jardín, allí donde el cortacésped no llega.

Ya lo sabes. Todos podemos ayudar a prevenir. Lo importante es nunca bajar la guardia.

 

 

0/5 (0 Reviews)

Sé el primero en comentar

¿Tienes algún comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*