Guía para cuidar tu jardín en agosto

El verano es la temporada ideal para los amantes del jardín. En los meses calurosos se convierte en un verdadero oasis de frescor y de belleza, tu paraíso particular. Pero, además de disfrutar de la piscina, las sombras de los árboles o la barbacoa, en agosto hay algunas tareas que no puedes dejar de hacer si quieres que tu jardín esté perfecto. La poda, el riego, los esquejes, la recolección de hortalizas y frutas…

En este post te dejamos unos prácticos consejos para que no se te olvide nada, y además disfrutes cuidando tu oasis verde y floreciente. Ah, y también para sacar el máximo partido a tu huerto de verano.

 

Cuidados básicos para el jardín 

Estas son las principales tareas de jardinería que debes realizar en agosto:

Podas de verano

Agosto es un mes muy propicio para realizar la poda, ya sea de mantenimiento o de formación, en determinadas plantas. Por ejemplo, en los arbustos tras la floración (incluyendo la poda de chupones), en los árboles ornamentales (pinzamientos) y en los frutales (de formación), en los setos (formación y mantenimiento) o en las plantas trepadoras (para mantenerlas a raya). También hay que estar atento a las malas hierbas

 

Hacer esquejes

Los esquejes son partes, generalmente puntas de brotes de 5-10 cm de largo, de una planta madre, que tiene sus raíces en un suelo de siembra húmedo. Este mes es ideal para obtener plantas nuevas a partir de esquejes. Especialmente de las plantas que requieren temperaturas altas para asentar su enraizamiento (como las tropicales; también rosas, hortensias y lavanda). Hay que aprovechar el material para esquejes que se acumula abundantemente durante la poda de verano. Un consejo: coloca los esquejes en un suelo pobre en nutrientes, así pones las plantas enraizadas “a dieta” y las obligas a desarrollar más raíces. Coloca los esquejes en zonas sombreadas y protegidas de corrientes de aire.

Reproducción por separación

Además de los esquejes, la separación es el método más rápido de reproducción de una planta perenne. Extrae la planta, sacude bien la tierra y usa una pala para dividirla en varios pedazos, de forma que cada trozo tenga al menos un brote y suficientes raíces. Estas plantas perennes crecen rápidamente y son plantas completas casi de inmediato.

Recolectar y sembrar semillas

Ya se trate de verduras o plantas con flores, la siembra de semillas lleva más tiempo que utilizar plantas jóvenes, pero supera con creces la variedad que se encuentra en las tiendas especializadas. Además, una bolsa de semillas es más barata que una planta joven, sin olvidar la satisfacción que produce ver cómo va creciendo.

Si quieres conseguir tus propias semillas ten en cuenta que los granos difícilmente se pueden separar de los restos de flores. El truco: usa un ventilador. Solo tienes que dejar caer el material vegetal frente a la ráfaga de aire, y las semillas pesadas se posarán en el suelo mientras que el resto se irá volando.

El riego en agosto

Riega con menos frecuencia, pero en abundancia. Esto permite que el agua se filtre profundamente en el suelo y llegue a las raíces de las plantas. Un suelo arcilloso debe regarse una vez a la semana, pero un suelo arenoso cada 2-3 días. Y siempre a primera hora de la mañana o última de la tarde, en las horas menos calurosas. El césped es preferible regarlo a diario, durante 20 o 30 minutos; y mejor por aspersión que con manguera.

 

Atención a las plagas veraniegas

El verano es una época especialmente proclive a las plagas y enfermedades. La araña roja, el pulgón, la cochinilla, el moho y, particularmente, caracoles y babosas campan a sus anchas por el jardín y el huerto. En este post de Jardineamos tienes unos valiosos consejos para luchar contra las plagas más comunes. Como recomendación general, procura usar insecticidas naturales o remedios caseros y corta las partes más infectadas y las flores marchitas.

Cosecha de verano: frutas y verduras

Tu jardín tiene mucho que ofrecer en verano, pero seguro que estás particularmente ansioso por saborear la fruta de verano cultivada en casa y madurada al sol. Frutas jugosas, dulces y refrescantes, con abundante agua en su interior y sabores deliciosos. Agosto es un mes ideal para las manzanas, las peras, las moras y frambuesas, las nectarinas y melocotones, el melón, la sandía y las ciruelas, entre otras. Recuerda regar abundantemente los árboles frutales durante la etapa de producción de los frutos.

En cuanto a la huerta, durante este mes despuntarán los pepinos y las calabazas. Esta época es especialmente favorable para cultivar las hortalizas de invierno, como la col rizada o algunas variedades de patata. Y hay que ir preparando la tierra para el huerto de otoño, en el que plantaremos guisantes, ajos, cebollinos, etc.

También deberás cortar todas las flores nuevas de tomate y pimiento de agosto con tijeras de podar, para que la planta no desperdicie energía y nutrientes y pueda aprovecharlos el fruto.

Cuidar y cosechar las aromáticas en agosto

Elegir el momento adecuado de cosecha de las aromáticas favorece que huelan y sepan mejor: poco antes de la floración es cuando contienen la mayor concentración de aceites esenciales. También es importante elegir la hora: al cosechar, debes esperar hasta que desaparezca el rocío nocturno.

Existen varios métodos para preservar las aromáticas: las hierbas robustas se agrupan y se cuelgan boca abajo para que se sequen. Las hierbas más finas pueden conservarse en aceite o convertirse en pesto.

Respecto al cuidado de estas hierbas, ten en cuenta que los subarbustos como el tomillo, el romero o la lavanda pueden lignificarse en su base con el paso de los años (adquieren consistencia leñosa). La poda regular desde la primavera ayuda a evitar que queden pelados.

A la hora de plantar las diferentes hierbas, recuerda: el tomillo, la lavanda, el romero y la salvia se pueden plantar juntos en un solo lugar ya que tienen los mismos requisitos de ubicación. El perejil y la albahaca también se pueden plantar juntos, pero no al lado del perifollo, el eneldo o el apio. El cilantro, el eneldo y el hinojo dulce prosperan bien entre lo salado, la capuchina y la manzanilla.

 

Como ves, tienes entretenimiento para rato. Y es que tu jardín nunca está de vacaciones. Por eso siempre está tan bonito y bien cuidado.

0/5 (0 Reviews)

Sé el primero en comentar

¿Tienes algún comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*