Hazlo tú mismo. Construir una casita para pájaros es así de fácil.

“Es pecado matar un ruiseñor, porque sólo hacen una cosa y es cantar con todo su corazón para nuestro deleite”. Con estas palabras, el protagonista de la novela “Matar un ruiseñor”, Atticus Finch, le explicaba a su hija Scout lo importante que es amar y proteger a los pájaros, y lo maravilloso que es poder disfrutar de su canto, de su belleza y de su alegría. Solo verlos volar es una delicia (¡como envidiamos esa libertad!), escuchar su trino mientras estamos en la terraza o el jardín es un verdadero regalo. Nos alegran el día, sin duda, sobre todo en estos tiempos en que apenas podemos salir de casa.

Una actividad para toda la familia

Por eso nos ha parecido una bonita idea ayudarte a tenerlos cerca esta primavera. En tu jardín, o en tu terraza. ¿Cómo? Muy sencillo: regalándoles su propia casita, su nido “de lujo”. Y además te invitamos a que lo hagas tú mismo. Te vamos a enseñar una forma muy fácil de construirlo, apto para todos los públicos, incluidos niños, abuelos y padres poco habilidosos con el bricolaje. Sólo necesitas unas herramientas básicas, un tablón de buena madera y ganas de pasar un buen rato. Un plan familiar divertido y práctico que te va a alegrar la primavera.

 

Antes de empezar: materiales necesarios para tu casita de pájaros

Lo más importante es el tablón de madera. Primero, tiene que ser de una madera resistente a la intemperie (lluvia, frío, altas temperaturas), y que además tenga una buena durabilidad. Por ejemplo, roble, haya o pino. O madera contrachapada. Para el tamaño de nidal que vamos a hacer (para pájaros pequeños) el tablón debe tener unas dimensiones de 14 cm de ancho por 145 cm de largo y unos 2 cm de grosor.

En cuanto a los materiales que necesitas, basta con lápiz y metro, un buen surtido de clavos, papel de lija, martillo, un taladro y una sierra para cortar madera. Si quieres hacerlo fácilmente y sin esfuerzo, ahora tienes la nueva Mini-sierra de batería GTA 26 de STIHL. Una máquina de pequeño tamaño, muy ligera y manejable pero con gran potencia. Y además con cero emisiones y extremadamente silenciosa.

Paso 1: Marcar y cortar las diferentes piezas

Como has visto en la figura 1, de un único tablón de 145×14 cm van a salir todas las piezas de la casita para pájaros. Sólo tienes que medirlas bien, marcar las dimensiones con un lápiz y serrar limpiamente. Una vez cortadas, puedes pasar el papel de lija por los bordes serrados para alisar y eliminar posibles astillas.

Las medidas de las piezas son las siguientes:

1 Pared trasera (R): 32 cm

2 Paredes laterales (S): 22 cm en el lado corto y 27 cm en el largo

1 Tejado (T): 20 cm de largo, de modo que sobresalga un poco para que el agua no caiga en el interior

1 Frontal (F): 25 cm con un agujero de entrada de unos 32 mm de diámetro (para pájaros de pequeño tamaño, como el petirrojo, el vencejo, el jilguero, el gorrión, la golondrina…).

1 Base (B): 16 cm de largo.

 

 

 

 

 

Paso 2: Montar y clavar los paneles

 

Para que te resulte más fácil, lo mejor es seguir un orden. Primero monta los paneles laterales (S) contra la pared trasera (R). Además de los clavos, para fijar bien las piezas puedes utilizar cola para madera, que sea resistente al agua.

A continuación, monta el panel frontal (F) sobre los paneles laterales.

Luego coloca el tejado (T). Para que la parte posterior del tejado encaje bien en la pared trasera, deberás darle un poco de inclinación (20% más o menos) con una lima o una sierra.

Por último, coloca la base (B). Para facilitar el drenaje del suelo puedes taladrar unos pequeños agujeros (de unos 10 mm).

 

 Dónde colocar tu casita para pájaros

Vale, ya está terminada tu casita para pájaros. Y ha quedado muy bonita y robusta.  Ahora hay que ponerla a disposición de los inquilinos. Y eso no se puede hacer de cualquier manera. Así que aquí van algunos consejos que te van a servir de ayuda.

-Esta casita, tal y como está diseñada, la puedes colgar (de una pared, del techo de tu terraza o de una rama) y también la puedes clavar (en una pared o en un tronco).

-Si eliges clavarla a un tronco o una pared, estará más estable frente al viento, pero también será más accesible a los posibles depredadores.

-Si la cuelgas de una rama, asegúrate de que está a una altura suficiente y alejada del tronco para evitar a los gatos, roedores y otros depredadores.

-Ubícala en una zona tranquila del jardín, sin mucho tránsito de personas y de manera que no sea directamente accesible a los niños. Sobre todo en época de cría.

-Es importante también orientarla de manera que esté protegida del viento y la lluvia o del exceso de sol en los meses de verano.

 

 

¡Y ya tienes tu casita para pájaros! Fácil, ¿verdad? Ahora, a disfrutar de una primavera llena de música, naturaleza y alegría.

 

0/5 (0 Reviews)

Sé el primero en comentar

¿Tienes algún comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*