Calendario de poda. Cómo y cuándo podar tus plantas, árboles y setos

Podar no es sólo cortar, así, sin más. Debemos tener en cuenta los períodos de crecimiento de cada planta, en qué época le salen las hojas, cuándo tiene lugar su floración o si da frutos; y es fundamental también saber la función de la poda: si es estética o es mejorar la salud, crecimiento, floración o fructificación de la planta. Todo tiene su momento y para eso sirve el calendario de poda.

Calendario de Poda de jardineamos Stihl

Tan importante como el cuándo es el cómo. Una poda eficaz y beneficiosa para nuestras plantas pasa por realizar cortes limpios, algo especialmente importante y difícil, cuando podamos ejemplares muy altos o con ramas en zonas de difícil acceso. Para ello es vital elegir máquinas que garanticen nuestra comodidad durante la poda y cortes precisos para nuestras especies. Motosierra, podadora de altura y cortasetos, serán en estos casos nuestros mejores aliados.

Si estás pensando en podar los setos de tu jardín, no te pierdas este artículo sobre podar los setos.

Cuándo podar según el mes del año

Enero

Si vives en una zona de clima cálido, lo más probable es que los árboles de brotación temprana (ciruelos, almendros, moreras, plátanos) empiecen ya a sacar sus hojas; será un buen momento para la poda. Igual que para otros árboles y plantas de floración invernal como las mimosas, aunque tendrás que esperar a que florezcan antes de podar. Es buena época para dar forma a los árboles ornamentales y deshacerte de los chupones (ramas mal colocadas, poco estéticas que perjudican el desarrollo de otras ramas). Y también para una poda de rejuvenecimiento en los arbustos.

Febrero

En general, es el mes por excelencia para la poda: la primavera está cerca y las heridas cicatrizarán rápido. Continúa con la poda de formación y mantenimiento de árboles ornamentales. Es también una época perfecta para la poda de floración de arbustos y plantas trepadoras; y para cortar el follaje seco de las gramíneas.

Marzo

El principio de la primavera es buen momento para la poda de floración de tus setos. En zonas frías, es el mes para podar lo que no podaste en febrero; y también las plantas de hoja caduca (rosales, hortensias). En cambio, si vives en zona cálida, solo te toca podar las de hoja perenne.

Abril

Deja que tus tijeras se tomen un pequeño descanso. En general, durante la explosión de la primavera no es necesario ni conveniente podar. Hay excepciones, como algunos frutales o los setos, que puedes podar en pleno crecimiento primaveral si han llegado a la altura que deseas.

Mayo

Tiempo para podar los chupones de los arbustos; recortar los setos, antes de que los nuevos brotes provoquen vacíos; rebajar el volumen de las trepadoras; despuntar y recortar las flores pasadas de los rosales (así aseguras una floración más abundante, con nuevas flores).

Junio

Después de la primavera y los meses de desarrollo y florecimiento llega el momento de controlar el crecimiento de tus plantas y setos. Para evitar esa malformación tan poco estética, corta las ramas y chupones que sobren y elimina los restos florales (gastan energía inútilmente). Según nuestro calendario de poda, es también momento de empezar el pinzamiento de los árboles ornamentales. Continúa la rebaja de volumen en las trepadoras, que se prolongará durante todo el verano.

Julio y agosto

Empieza la poda de verano, que se prolonga hasta finales de septiembre. Poda de formación y pinzamiento de los árboles ornamentales, y de formación en los frutales. Sigue la labor de mantenimiento de los arbustos (hasta septiembre) y de los setos (hasta octubre). Esta poda estival es especialmente beneficiosa para los rosales y las hortensias, y árboles frutales como el cerezo o el ciruelo.

Septiembre

Es el momento de la estética. Corta las ramas que hayan crecido en exceso y perjudiquen el desarrollo del resto de la planta; las plantas de temporada que estén feas necesitarán también algunos recortes, lo que ayudará a que florezcan un poco más. Y la poda de los setos ayudará a combatir el rebrote de otoño.

Octubre

Buen momento para una poda estética de los geranios y para dar el último recorte del año a los setos y deshacerte de los restos florales de las plantas y los arbustos.

Noviembre y diciembre

El invierno es una estación de poco trabajo en el jardín, más allá de recoger las hojas secas, restos de ramas y flores (ideales para hacer compost). Pero puede ser también una buena época para la poda, especialmente de árboles, arbustos de hoja caduca, trepadoras y rosales. Y es que, al no haber hojas, la poda debilita menos la planta, y además hay un acceso más fácil a las ramas. El peligro de esta poda de invierno es que la herida no va a cicatrizar hasta unos meses después, en primavera. Así que, cuanto más tarde podes, mejor.

Calendario de poda según el objetivo del trabajo

La clave del éxito de la poda, podes cuando podes, es tener presente el para qué de esa poda:  mantenimiento, formación, fructificación, rejuvenecimiento… Esa es la clave. Puestos a hacer un trabajo redondo, no podemos descuidar nuestra seguridad. Es muy importante, antes de empezar cualquier trabajo de poda o corte, contar con unas garantías apropiadas de seguridad. Para trabajar seguro, no te pierdas estos consejos.

De formación

Este trabajo de poda tiene como objetivo dar a las plantas un aspecto determinado y una forma precisa, siempre que la especie lo permita.

  • Para plantas que sembramos o reprodujimos a partir de esquejes, es imprescindible realizar esta poda.
  • También, si lo hacemos con cuidado, podremos hacerlo para cambiar la forma de árbol a arbusto y viceversa.

En plantas jóvenes la poda de formación se hace justo después del despertar vegetativo, mientras que para las adultas elegiremos el momento según queramos que crezcan determinadas ramificaciones o, por el contrario, que se ralentice su desarrollo.

De mantenimiento

Esta poda la haremos en plantas ya formadas y deberemos limitarnos a lo imprescindible para no interferir en el aspecto típico de las especies ornamentales. Hay incluso algunas especies, como las coníferas, que tienen un crecimiento ordenado y no requieren poda de mantenimiento.

Este tipo de poda se practica con las plantas en reposo, a finales de otoño o durante el inverno. Si nuestras plantas son de hoja caduca lo haremos cuando ya las hayan perdido del todo; si son perennes cuando notemos que no tienen actividad vegetativa.

Poda verde

Esta poda se realiza en el momento de actividad vegetativa, es decir, cuando la savia de nuestras plantas está en movimiento. Se trata de mantener setos dentro de los límites establecidos o de eliminar partes florecidas.

De desmoche

Desmocharemos para frenar el crecimiento en altura, por ejemplo, en árboles y arbustos de tipo recto. Esto hará que se ensanche la copa y el seto adopte una forma plana.

De amputación

Cuando queramos rejuvenecer las copas de las plantas más añosas, haremos poda de amputación. Es una intervención drástica que se realiza a las especies de hoja caduca y que, una vez recuperada, retoman el crecimiento con más fuerza.

Calendario de poda por tipo de hoja

No podemos podar igual un árbol de hoja caduca que uno de hoja perenne, o un seto en flor. Hay que adecuar la poda, tanto en forma como en tiempo, a la planta que deseamos podar.

Plantas de hoja caduca

Las plantas de hoja caduca tienen una parada vegetativa durante el invierno, en la que pierden todas las hojas. En ese momento, mientras “duermen” es cuando conviene podarlas. Haciéndolo en invierno, estarán preparadas para brotar vigorosas y con todo su esplendor en primavera.

Plantas de hoja perenne

Las especies de hoja perenne no pierden las hojas ni tienen una parada vegetativa como las caducifolias, pero sí sufren una ralentización en su crecimiento. Podemos decir que, durante el invierno, se quedan “congeladas” y no hay nuevos brotes. El momento de rebrotar será en primavera. El momento perfecto para podarlas es justo antes de que eso pase, antes de que aparezcan brotes verdes en las ramas.

Especies en flor

Para saber cuándo podar las especies en flor hay que tener en cuenta en qué ramas florecen y cuándo lo hacen.

  • Si florecen en ramas del año anterior y además lo hacen en invierno o primavera, no debemos podarlas ni durante el otoño ni durante la parada vegetativa. Lo ideal es hacerlo justo después de la floración.
  • Si florecen en ramas nuevas, en verano y en otoño, entonces podemos podarlas después de la floración, durante el reposo o después del mismo. Es importante recordar que si podamos justo antes del despertar tendremos una floración más abundante.
5/5 (2 Reviews)

Sé el primero en comentar

¿Tienes algún comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*