5 entrantes navideños recién salidos de tu huerto de invierno

¿Pensando en la comida de Navidad? ¿Dándole vueltas a qué preparar en los aperitivos? ¿Algo original, sencillo de preparar, saludable y ligero, que no compita con el pavo o el capón? Pues toma nota: en este post te proponemos 5 entrantes navideños que van a hacer las delicias de todos tus invitados. Recetas muy fáciles y sabrosas, que además tienen un plus importante: están preparadas con productos recién salidos de tu huerto de invierno. Más frescos y naturales imposible.

 

Un repaso a las hortalizas de invierno

Como bien sabes, hay cultivos que agradecen estas épocas más frías y húmedas, en lugar del calor y la sequedad del verano. El huerto de invierno ofrece una amplísima variedad de verduras y hortalizas imprescindibles en tu cocina. Desde el ajo y la cebolla, hasta las habas, los rábanos y el apio, pasando por las acelgas, lechugas, espinacas y canónigos (todas más sabrosas ahora que en verano) o por el repollo, la coliflor, el brócoli y demás crucíferas, que sin duda prefieren esta época. Y otras como las zanahorias, el puerro, el berro, la remolacha y el perejil, que son perfectamente compatibles con el invierno.

 

Entrante 1: Mini hojaldres de zanahoria y pollo

Es un aperitivo perfecto. Se hacen en un pispás y el resultado es fantástico. Y, desde luego, son mucho más sanos, sabrosos y ligeros que cualquiera que puedas comprar fuera de casa. Vamos paso a paso.

1-Pela y corta una cebolla en trozos muy pequeños, bien picadita, y ponla a sofreír en aceite a fuego medio-alto, con una pizca de sal.

2-Cuando la cebolla esté tierna y bien dorada, añade unos 180 g de pollo cocido desmigado y remueve para que se mezcle bien con la cebolla. Luego lo pasamos a un plato para que se vaya enfriando.

3-Mientras, aplastamos las zanahorias cocidas (unos 150 g) y las sazonamos con pimienta y algunas especias (a tu gusto).

4-Por otro lado, prepara la lámina de hojaldre, muy fina, y córtala en rectángulos de 5×10 cm, como si fueran canelones.

5-Luego rellénalos uno a uno con la pasta de zanahoria y añades la mezcla de pollo y cebolla. Los enrollas con cuidado por el lado más corto, dejando siempre la unión en la parte de abajo, para que no se abran al hornearlos.

6-Mientras el horno se calienta a 200º, guarda la bandeja con los mini hojaldres en la nevera. Cuando el horno esté listo, pintas cada hojaldre con huevo batido y espolvoreas con semillas (sésamo, amapola o las que prefieras).

7-Horneas a 200 º hasta que estén bien doraditos, aproximadamente 20 minutos.

¡Y ya están listos!

Entrante 2. Hummus de remolacha con crudité de zanahoria

Para esta receta necesitas 400 g de garbanzos cocidos, salsa ajonjolí (sésamo, aceite y sal), un diente de ajo pelado, 3 cucharadas de zumo de lima, 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 200 g de remolacha cocida, hojas de hierbabuena y crudité de zanahoria. Un hummus casero natural, fresco, delicioso y apto incluso para veganos. Por si acaso. Y realmente fácil de preparar.

 

1-Junta el zumo de lima, el ajonjolí, el aceite y el ajo (sin germen) en un vaso de batidora y bátelos hasta que queden bien deshechos.

2-Añade los garbanzos y la remolacha y vuelve a batir hasta formar una pasta más o menos homogénea, pero no excesivamente fina (pierde gracia). Échale sal a tu gusto y sírvela en un bol.

3-Pica bien la hierbabuena y échala por encima. Un chorrito de buen aceite le dará un punto perfecto.

4-Por último, pela bien unas cuantas zanahorias y córtalas a lo largo, en forma de bastón. Tan finos o gruesos como prefieras. También puedes combinarlas con crudité de apio.

¡Y ya puedes empezar a dipear!

 

Entrante 3. Ensalada de col lombarda y codorniz

Una ensalada realmente fresca, original y nutritiva, en la que vas a poder usar unos cuantos ingredientes de tu huerto de invierno: ¼ de col lombarda cortada muy fina, 1 escarola, rúcula, cebolla caramelizada, 2 codornices, 150 ml de vinagre de manzana, 1 cucharada de miel, 300 ml de agua, aceite de oliva y sal.

 

1-Mezcla el vinagre, la miel, el agua y la sal y llévalos a ebullición. Corta la cocción, añade la col lombarda y déjala reposar durante un par de horas.

2-Mientras, separa los muslos y las pechugas de las codornices y confítalos en aceite unos 7 minutos. Preferiblemente a fuego medio-bajo.

3-Corta la escarola después de haberla lavado bien en un recipiente con agua y hielo.

4-Deshuesa los muslos de la codorniz y corta las pechugas en trozos menudos.

5-Aliña la escarola y la rúcula y colócalas de base. Sobre ellas, pon la carne de las codornices y la col lombarda.

6-Aliña con aceite de oliva virgen extra y la cebolla caramelizada. Puedes añadir unos piñones y uvas pasas para darle un toque más elegante.

Entrante 4. Pisto de calabaza y calabacín

El pisto es sin duda el plato de huerto por excelencia (con permiso de la menestra). Aguanta todo tipo de hortalizas de invierno, que puedes combinar a tu gusto sin perder su toque sabroso y saludable. En esta receta vamos a utilizar calabacín, calabaza, patata, berenjena, judías verdes, zanahoria, cebolla, tomate, pimiento y ajo. Todo puede ser casero y cogido con tus propias manos, si tienes un huerto bien surtido. Empezamos.

 

1-Lo primero es lavar, pelar y cortar en pequeños dados todas las hortalizas. Luego las mezclamos todas en una cazuela, echamos un buen chorro de aceite de oliva virgen, una cucharadita de pimentón, medio vaso de agua y un pellizco de sal.

2-Las empezamos a guisar a fuego lento, hasta que las verduras más duras, que tardan más en hacerse estén tiernas. Por ajustar bien los tiempos, te recomendamos empezar por la cebolla, ajos, pimiento, tomate y zanahoria y luego ir añadiendo las verduras más tiernas.

3-Procura no remover mucho las verduras con la cuchara mientras se guisan. Para evitar que se deshagan, es preferible mover la cazuela.

4-Cuando todos los ingredientes estén en su punto de ternura, apaga el fuego y deja reposar unas horas, para que se asiente bien.

5-Si lo vas a servir como aperitivo, puedes hacerlo en pequeños recipientes individuales (vasitos, boles pequeños) para tomar con una cucharita.

 

Entrante 5. Petite Quiche de espinacas y Edam

Un entrante que es sinónimo de éxito seguro. Delicioso, fácil de hacer y gusta a todo el mundo (hasta a los niños). Y además tiene todo el poder nutritivo de las espinacas, una verdura con muy pocas calorías y alto contenido de vitaminas y minerales.

Para esta receta vas a necesitar: 300 g de espinacas, 200 g de queso rallado (Edam, el “de bola”, o también Emmental), 4 huevos medianos, 150 ml de nata líquida, 1 lámina de masa quebrada, sal y aceite de oliva. ¿Lo tienes? Vamos allá.

 

1-Precalienta el horno a unos 200º

2-Lava bien las espinacas y cuécelas a fuego medio en una cazuela con agua y sal durante unos 5 minutos. Cuélalas y pícalas en trozos pequeños.

3-Mezcla bien las espinacas con el queso rallado, los huevos batidos y la nata líquida. Echa sal al gusto.

4-Recorta la masa quebrada en 8 círculos y los adhieres bien a las paredes de unos moldes pequeños y bajos (para magdalenas, por ejemplo). Los metes en el horno unos 7 minutos para que se vayan calentando.

5-Una vez fuera del horno, rellena las pequeñas tartaletas de masa con el preparado de queso, huevo y espinacas hasta cubrirlas casi por completo. Añade en la superficie cada una un poco de mantequilla derretida y mételas en el horno a 200º.

6-Espera unos 15-20 minutos a que se doren bien, desmolda y sirve directamente.

 

Con estas cinco ideas seguro que triunfas estas Fiestas. Pero son solo unas pocas de las infinitas recetas que puedes preparar utilizando las hortalizas de tu propio huerto. Usa tu creatividad.

Aprovechamos para desearte una ¡Feliz, Sana y Deliciosa Navidad!

 

 

 

0/5 (0 Reviews)

Sé el primero en comentar

¿Tienes algún comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*